26 sept. 2017

La oreja que Arturo de Alba cortó

La oreja que Arturo de Alba cortó y que lo convirtió en el triunfador de la primera novillada de la temporada en la Plaza Nuevo Progreso representa una luz en el oscuro túnel en la carrera del novillero tapatío.

Ante un novillo de Los Cués, De Alba logró una interesante y variada faena que, si bien no pudo rubricar al pinchar en su primera estocada, recibió el apéndice, el único del festejo, mismo que espera le abra las puertas para impulsar su andar en la fiesta brava, ya que no tiene ninguna otra novillada en puerta.

"Esperaba dos orejas, no quería pinchar, pero esa oreja es como un vaso de agua en el desierto por la sequía de novilladas que hay, esto me puede venir muy bien.

"No estoy satisfecho del todo porque tengo que cuajar una tarde, tengo que conquistar Guadalajara de una manera más rotunda", expresó el torero tapatío de 23 años de edad.

Sobre el gesto que tuvo de obsequiarle esa oreja al futbolista Rodolfo Pizarro, quien estaba en el callejón de la plaza y lo felicitó durante la vuelta al ruedo, De Alba explicó que lo hizo por ser aficionado a las Chivas y porque le tiene admiración.

"Le quise regalar la oreja porque es un jugador al que admiro mucho. Lo vi ahí en el callejón, se acercó a darme la enhorabuena, me nació regalársela y me dijo que muchas gracias.
"Después no tuve chance de platicar con él, pero claro que espero volver a verlo en la plaza y lo invitaré cuando yo vuelva a torear", comentó De Alba.